Compartir

ansiedad por comerSi le preguntamos a cualquier persona cuáles son las comidas que más se le suelen antojar la mayoría recitará al menos un par sin dudar. Lo más frecuente suele ser el chocolate, los bollos, tartas…

Sin embargo cuando un antojo puntual se convierte en una necesidad, en una gran ansiedad por comer a todas horas tenemos un problema. No se trata de hambre, ya que esta es controlada por el estómago mientras que este tipo de ansiedades tiene que ver con el cerebro.

Recientes investigaciones sugieren que la ansiedad por comer tienen su origen en varias áreas del cerebro. Las responsables de la memoria y el placer son las culpables. Esta necesidad de comer a pesar de no tener hambre tiene como fin satisfacer necesidades emocionales, calmar el estrés y/o reducir la ansiedad.

Comer hidratos de carbono incrementa el nivel de serotonina (neurotransmisores que tiene que ver con el estado de ánimo) y esta calma la ansiedad. También la mezcla de azúcar y grasas pueden tener este efecto, aunque esto todavía está en estudio.

Causas Fisiológicas para el ansia por comer

Al igual que puede existir una adicción relacionada con el estado mental pueden existir factores fisiológicos que justifiquen esta ansiedad. Es decir, carencia de algún elemento o nutriente. Algunas son:

  • Pasta, pan o pasteles. Deficiencia de cromo.
  • Palomitas de maíz. Variaciones relacionadas con estrés.
  • Queso. Carencia de ácidos grasos esenciales.
  • Alimentos salados. Deficiencia de cloruro.
  • Chocolate. Deficiencia de magnesio.
  • Café o té. Deficiencia de azufre, hierro o fósforo.

Tratamiento de la ansiedad por comer en exceso

Si se trata de ansiedad por comer derivada de factores fisiológicos su tratamiento puede ser relativamente fácil. Una vez sepamos de que tenemos antojo lo sustituiremos por otro alimento que contenga también esta sustancia y sea más sano. Por ejemplo si tenemos ansiedad por comer queso podemos sustituirlo por alimentos que también contengan ácidos grasos esenciales como las nueces o el brócoli para combatir la ansiedad.

Sin embargo si esta ansiedad se debe a un estado mental, es decir, necesitamos comer para “sentirnos bien” la solución pasa por dejar estos alimentos, lo que puede resultar complicado. Necesitamos desintoxicar el cuerpo de estos alimentos que nos generan ansiedad. Después de algún tiempo de haberlos eliminado de nuestra dieta, al menos un mes, podremos volver a incorporarlo paulatinamente en nuestra alimentación, aunque siempre con moderación.

Cómo evitar los atracones y las ansias por comer

Son las siete de la tarde de un domingo y estás viendo la televisión sentado en el sofa. De pronto, una voz te dice: ‘Chocolate; necesitas chocolate’. Por mucho que lo intentas, la idea –un auténtico ‘mono’– es tan intensa que, si no lo tienes en casa, eres capaz de salir a comprar una tableta y comértela entera en cuestión de minutos.

Con el chocolate, el helado, las patatas fritas o las galletas todos hemos vivido “ataques” parecidos. Si estas ansias por comer en exceso son esporádicas, no suponen riesgo para la salud ni la línea. Lo malo es cuando se repiten mucho. ¿Hay forma de evitar que se conviertan en crónicos? Los expertos en nutrición dan estos consejos para evitar los atracones:

  • Da tiempo a que pase. Al parecer, las ‘crisis’ suelen durar alrededor de 10 minutos; espera antes de lanzarte a comer.
  • Ten siempre en mente la idea de una ración. Es la única forma de que controles lo que comes. No lo hagas directamente del envase.
  • Piensa en alternativas. Por ejemplo, puedes tomar cacao ‘light’ con leche descremada en vez de la barrita de chocolate o frutas.
  • No elimines tus pasiones. Piensa que nada te está prohibido en tu dieta. Resérvalo para un momento especial.