alimentación bebeLos controles de calidad han demostrado los alimentos molidos para bebes que cumplen con todas las características necesarias para entregar una adecuada alimentación al pequeño.

A partir de los cinco o seis meses los bebés deben comenzar a familiarizarse con nuevas comidas, sabores y texturas, y para eso es indispensable que la madre empiece lentamente a darle verduras, carne y/o pollo. Muchas veces esto no es una tarea fácil, pues el niño está acostumbrado al gusto duce de la leche materna y las papillas, que hasta ese momento eran la base de su alimentación.

Es entonces cuando los alimentos molidos pueden ser un buen complemento para introducir ese cambio. En términos generales, estos son una excelente opción para la alimentación diaria del bebé, ya que nutricionalmente reúnen todo lo necesario para una dieta equilibrada.

Quizás su principal inconveniente es que los frascos de estos preparados vienen en cantidades de 130 a 150 gramos, lo que no es suficiente para un bebé de más de ocho meses. En este caso, se tiene que aumentar el número, con el consecuente incremento en el costo que esto significa. Por eso, basar completamente la alimentación del niño en alimentos molidos no es lo más apropiado. Es preferible dejarlos como emergencia o como suplemento de alguna de sus comidas.

Algunos consejos para la alimentación con productos molidos para bebes

  • Antes de comprar un alimento molido, asegúrese que esté en buen estado.
  • Los tarros o frascos no deben estar expuestos durante mucho tiempo y en forma directa al sol ya que puede deteriorarse su contenido.
  • La tapa debe estar hundida al centro antes de abrirlo. Éste es un sistema de seguridad que traen los frascos, para indicar que el producto se encuentra sellado.
  • Al abrirlo se debe escuchar un sonido como un “pop”, lo que garantiza que fue envasado al vacío, pues este ruido se produce cuando el aire entra al tarro.
  • Una vez abierto refrigere de inmediato. Generalmente duran 48 horas después de abierto el envase. Pero es conveniente no guardar restos de él.
  • Los molidos de verduras, carne o pescado es conveniente calentarlos a “baño maría” unos 15 minutos.