alimentación para el cuidado de la pielDurante los últimos años, las investigaciones científicas han demostrado que los nutrientes que aporta la alimentación, son un poderoso aporte al cuidado de la piel y el cuerpo y, por lo tanto, ayudan a mantener o aumentar la belleza.

Los nutrientes actúan como catalizadores de los fenómenos metabólicos y de la piel. Algunas sustancias biológicas, como hormonas, enzimas y vitaminas también se traducen en beneficios para un buen desarrollo  fisiológico. Ciertas vitaminas como la A, D, E, el ácido pantoténico y la piridoxina o vitamina B6, producen resultados increíbles en una gran variedad de casos.

Eso de que la belleza va por dentro no es un mito. Repleta tu dieta de enzimas, hormonas y ácidos vegetales para cuidar tu piel.

Estos efectos se logran ya sea por la ingesta de alimentos ricos en estas sustancias, por la prescripción de complejos vitamínicos o por tratamientos locales de uso tópico. Existe una amplia gama de nutrientes que desempeñan roles independientes: La vitamina A que se encuentra en el hígado de los animales, y en estado de provitamina en los vegetales amarillos, como la zanahoria, es una reguladora del normal desarrollo de la piel y se emplea para solucionar los problemas de sequedad y descamación.

La vitamina A ácida o ácido retinoico posee efectos exfoliantes, estimula la mitosis de la epidermis y adelgaza la capa córnea.

El ácido pantoténico conocido como pantenol, es otra sustancia de origen natural que se usa especialmente en tratamientos para cabellos dañados o debilitados.

La piridoxina o vitamina B6 resuelve inmejorablemente problemas como la dermatitis seborreica y actúa como estimulante capilar.

La vitamina E, presente en el germen de trigo, cereales y palta, tiene propiedades antioxidantes; protege a otros nutrientes oxidables como la vitamina A, carotenos y lípidos insaturados. También es un neutralizante de radicales libres, producidos por el organismo, y que son los responsable del envejecimiento prematuro.

La papaína, ácido de papaya, se utiliza como exfoliante para renovar pieles gruesas, con exceso de grasa (seborreicas), con erupciones acneicas e involutivas, es decir, con líneas de expresión marcadas.