alergias en niñosUsted probablemente conozca a algún niño que tenga alergia o asma bronquial. Quizás sea su propio hijo. El asma, la fiebre del heno, la urticaria y el eccema son términos conocidos para la mayoría de nosotros.

Las alergias pueden ser leves y provocar tan solo estornudos o comezón. Sin embargo, algunas alergias en niños puede constituir un grave problema e incluso poner en peligro su vida. Aunque sean graves o leves, lo importante es que las alergias pueden ser prevenidas y controladas. Mientras más entienda usted acerca del asma y las alergias en general (sus síntomas, causas y tratamiento), más preparado estará para ayudar a mejorar la calidad de vida de usted y su hijo.

¿Qué es la alergia?

La alergia sobreviene cuando el sistema inmune del cuerpo humano reacciona en exceso frente a una substancia que de otra forma sería inocua (como el polen). Existen muchas formas distintas a través de las cuales podrá manifestarse la alergia:

  • Asma: ocurre cuando la vía aérea se inflama y el paso del aire a través de ésta se ve obstruido. Esto puede desencadenarse a partir de una reacción alérgica, aunque algunos disparadores no alérgicos pueden estar involucrados en esta enfermedad.
  • Rinitis alérgica: es una reacción alérgica que involucra mayormente a la cavidad nasal. Esta puede aparecer en una o más estaciones del año (rinitis alérgica estacional o fiebre del heno) o durante todo el año (rinitis alérgica perenne).
  • Eccema (dermatitis atópica): es un sarpullido crónico con comezón, encontrado más comúnmente en niños pequeños. Este puede ser más severo en algún tipo específico de alergia.
  • Urticaria: son ronchas que pican y que pueden estar provocadas por alergias, infecciones virales o causas desconocidas. Algunos alimentos específicos, agentes virales y medicamentos son conocidos causantes de urticaria.
  • Dermatitis por contacto: puede sobrevenir como una simple irritación de la piel o como una reacción alérgica. El tipo alérgico es un sarpullido junto con comezón causado por tocar, rozar o por simplemente entrar en contacto con sustancias como venenos, productos químicos o detergentes de uso doméstico. Un ejemplo de este tipo de dermatitis es la del pañal.
  • Alergia a distintos alimentos: es una alergia provocada por alimentos que puede causar desde dolores estomacales y sarpullidos hasta problemas respiratorios y emergencias médicas.

¿Qué sustancias producen alergia?

Las causas de la alergia no han sido dilucidadas por completo. Los chicos desarrollan alergias después de haber entrado en contacto con los alergenos. Los alergenos pueden ser inhalados, ingeridos, inyectados (por picaduras o aplicación de medicación) o pueden entrar en contacto con la piel. Algunos de los alergenos más comunes son:

  • Polen
  • Moho
  • Polvo y ácaros del hogar
  • Caspa y saliva de animales (gatos, perros, caballos y ratones)
  • Productos químicos de uso industrial
  • Algunos alimentos y medicamentos
  • Venenos inyectados por insectos

La tendencia a sufrir alergia tiene un componente hereditario en muchos casos. Por ejemplo, si un progenitor presenta problemas de alergia, existe una posibilidad mayor de la normal de que su hijo o hija sufra de alergia. Esto aumenta si ambos padres son alérgicos.

¿Cuáles son los tipos de alergia más frecuentes y sus síntomas?

  • Asma: los factores que lo gatillan: un rango muy amplio de sustancias pueden disparar un ataque de asma. Esto incluye al habito de fumar, infecciones virales, polen, ácaros y polvo ambiental, animales con mucho pelo, aire frío, condiciones climáticas cambiantes, ejercicio y también el estrés. Los síntomas: tos, dificultad respiratoria, tos frente a la actividad o el ejercicio, sensación de estrechez en el pecho.
  • Fiebre del heno: los gatillos: polen de árboles, hierva o rastrojos. Los síntomas: congestión nasal, estornudos y secreciones nasales. Respiración a través de la boca por la congestión nasal, rascado de nariz para aliviar la comezón, ojos que pican y llorosos, ojos rojos y párpados inflamados.
  • Alergia a alimentos: cualquier alimento puede desencadenarlas, siendo los más comunes los huevos, la leche, el maní, nueces, soja, pescado, trigo, arvejas y bibalbos. Los síntomas: vómitos, diarrea, urticaria, eccema, dificultad respiratoria y posiblemente una caída en la tensión arterial (shock).
  • Eccema (dermatitis atópica): a veces empeoran tras una alergia alimentaria, o sobrevienen tras el contacto con alergenos (polen, polvo ambiental o caspa de animales domésticos), irritantes y el sudor. Los síntomas: un sarpullido irregular, rojo, seco y acompañado de comezón que por lo general aparece en los brazos y piernas o en el cuello. Sin embargo, en los niños puede comenzar en las mejillas, detrás de las orejas y en los muslos.
  • Urticaria: pueden desencadenarla las infecciones virales, la alergia alimentaria y algunos medicamentos (como la aspirina, penicilina y sulfamidas) pero por lo general la causa no se encuentra. Los síntomas: comezón, manchas en la piel que se asemejan a la picadura de un mosquito y que son más rojas o más pálidas que la piel que las rodea. Esta puede hallarse en cualquier parte del cuerpo y no permanecen en el mismo sitio más que unas pocas horas.
  • Dermatitis por contacto: puede dispararse a partir del contacto con sustancias vegetales como yedra venenosa, detergentes de uso doméstico o productos químicos que se encuentran en algunos perfumes y cosméticos. Los síntomas: comezón, enrojecimiento, manchas sobreelevadas con vesículas. La mayoría de estas lesiones se encuentran en la zona de contacto directo con la substancia alérgica.

¿Cómo se puede distinguir entre un resfriado común y una reacción alérgica?

Los síntomas de la alergia incluyen:

  • La nariz produce abundante secreción líquida y es característica la comezón.
  • Comezón y secreciones oculares.
  • Ataques repetidos de estornudos y comezón en la nariz, ojos o piel que persisten durante semanas o meses
  • No hay fiebre.
  • Por lo general es estacional (primavera o verano)

Los síntomas del resfriado común son:

  • Congestión nasal.
  • Secreciones nasales que pueden comenzar siendo cristalinas pero que por lo general se vuelven de color y espesas.
  • Estornudos ocasionales.
  • Ausencia de comezón.

¿Cuándo se expresan inicialmente las alergias en los niños?

Algunos niños muestran signos de alergia durante la infancia. Otros experimentan su alergia por primera ves durante la adolescencia. Los primeros signos de eccema se manifiestan por lo general dentro de los primeros años de vida. Los niños con asma o fiebre del heno por lo general comienzan en la etapa preescolar y el resto en los primeros años escolares. En algunos niños, la alergia se atenúa cerca de la pubertad. Otros continuarán con su problema hasta la edad adulta.

¿Puede ayudar el tratamiento con fármacos?

Existen muchos y muy buenos medicamentos que pueden ser empleados en el asma y las alergias. Algunos, como los antihistamínicos, son de venta libre. Estos pueden ayudar a aliviar muchos de los síntomas de la fiebre del heno o eccema, especialmente la comezón, los estornudos y las secreciones nasales. Otros medicamentos deberán ser prescriptos por su pediatra.

Ambos medicamentos, los empleados en el asma y en la alergia, pueden provocar efectos colaterales e indeseables. Algunos antihistamínicos pueden provocar somnolencia, pudiendo esta influir sobre el rendimiento intelectual. Algunos descongestivos (como la seudoefedrina) y medicamentos por vía oral para el asma (albuterol) pueden hacer que su hijo se muestre irritable. Antes de ingerir cualquier medicación, usted debería hablar con su pediatra de confianza. Si cualquiera de estos medicamentos no produce efecto alguno sobre los síntomas o si los efectos adversos interfieren con el sueño, rendimiento escolar o durante el juego, usted debe comunicarse con su pediatra; su niño podría requerir un cambio de medicación o de dosis.

¿Cuándo debo concurrir con mi hijo a un alergista?

En algunos casos, la supresión del contacto con los alergenos o el uso de medicamentos no resultan suficientes para controlar los síntomas. Si esto sucediera, su médico le recomendará visitar a un alergista pediátrico: un médico especialista en fiebre del heno, asma, eccema y otras enfermedades relacionadas con la alergia. Los alergistas, en general:

  • Buscarán factores desencadenantes no sospechados que producen las reacciones alérgicas de su hijo.
  • Sugerirán nuevos métodos para suprimir los síntomas de la enfermedad.
  • Le proporcionará un plan terapéutico específico a seguir.

Este podrá recomendar inyecciones de alergenos. Estas inyecciones contienen pequeñas cantidades de las distintas substancias a las cuales su hijo es alérgico. Estos de adhieren a los anticuerpos que desencadenan la reacción, reduciendo el grado de sensibilidad de su hijo frente a estas sustancias. Estas inyecciones no son efectivas en caso de alergias alimentarias. Mantenerse alejado de los alergenos es la mejor opción en estos casos. Solo un pequeño número de niños alérgicos requiere este tratamiento.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Si usted sabe que su hijo presenta alguna alergia, usted podrá prevenir los síntomas siguiendo estas recomendaciones:

  • Manteniendo las ventanas cerradas durante las estaciones donde hay mucho polen, especialmente en días ventosos, cuando el polvo y polen suele penetrar en las casas, y durante las mañanas, cuando la cantidad de polen es mayor.
  • Mantenga su casa limpia y seca para reducir la tierra y los ácaros del polvo ambiental.
  • Evite las mascotas y las plantas de interiores en su hogar.
  • Evite suministrarle a su hijo alimentos o productos que tengan capacidad conocida de provocar alergia.
  • No deje que nadie fume cerca de su hijo, especialmente dentro de su casa y su auto.

Usted puede ayudar para que su hijo viva feliz y saludable trabajando junto con su pediatra para prevenir problemas y que este le indique la medicación más apropiada. Su pediatra podrá recomendarle acerca de factores ambientales a tener en cuenta y cuando concurrir a un alergista.