Compartir

alergias maquillaje cosmeticosIrritación, rojeces, pequeños granitos, picor, descamaciones… Son las distintas manifestaciones de una reacción alérgica a algún producto cosmético o de maquillaje. Cualquier persona, sin necesidad de que tenga la piel especialmente sensible, puede sufrir una de estas alteraciones tras la aplicación de cualquier producto.

En principio son alteraciones benignas que desaparecen en cuanto dejamos de utlizar la crema o producto de cosmética en cuestión. De lo contrario, lo mejor es acudir de inmediato al dermatólogo.

¿Qué productos pueden ocasionar alergia?

La verdad es que cualquiera, pero lo que desencadena la reacción en la piel no es el producto en sí, sino normalmente algún tipo de conservante o colorante que incluya en su composición.

¿Cómo evitar riesgos?

Utilizar productos hipoalergénicos si tenemos la piel sensible o mantenernos fieles a una marca con la que no hayamos sufrido problemas. Tampoco es conveniente utilizar desodorantes o fragancias con alcohol.

Si deseamos probar un nuevo producto y ya hemos sufrido problemas de alergia en alguna ocasión, lo mejor es que solicitemos una muestra de crema en nuestra perfumería habitual y la probemos en la cara interna del codo. La prueba deberá repetirse durante tres o cuatro días, por que hay veces que la reacción alérgica tarda en producirse. Si tras tres o cuatro pruebas no ha ocurrido nada, lo más probable es que podamos usar el producto sin problemas.

Tener especial cuidado con los productos solares. No porque tengan más probabilidades de provocar alergias, sino porque los propios rayos solares, como agresores externos que son, pueden desencadenar un proceso de fotosensibilización en la piel y ocasionar picores y rojeces en verano. Ante todo, protección frente al sol.

Las personas que llevan lentillas deben ser especialmente cuidadosas con los productos de contorno de ojos. Aunque nunca hayan tenido problemas de alergia en el rostro o en el cuerpo, es conveniente que las sombras de ojos, los lápices y la máscara, así como las cremas antiarrugas y los desmaquillantes, sean de marcas hipoalergénicas para minimizar los riesgos de conjuntivitis e infecciones oculares.