Compartir

alergias alimentariasLas alergias alimentarias pueden desarrollarse de improviso. La información es su mejor arma.

Aunque mucha gente cree que las alergias alimentarias son raras, lo cierto es que hay más de 200 ingredientes capaces de provocarlas, de los cuales los médicos destacan siempre los ocho culpables principales: nueces y almendras, cacahuetes (son legumbres, no pertenecen a la familia de las nueces), leche, huevos, pescado, mariscos, habas de soja y trigo.

Los síntomas de las alergias alimentarias incluyen desde náuseas a urticaria y es frecuente sufrir inflamación de garganta acompañada de sensación de ahogo. . . Por suerte, muchas de estas alergias se superan con los años, pero las provocadas por frutos secos y mariscos exigen vivir en perpetuo estado de vigilancia.

Si nunca las ha padecido, no se crea a salvo, puede desarrollar alergias en cualquier momento de la vida.

Los que peor lo pasan son los que sufren shocks anafilácticos (unos 3.000 europeos al año). Más de cien de ellos fallecen a pesar de los esfuerzos médicos. Según un estudio, el shock anafiláctico sigue un esquema fijo: casi siempre los culpables son los frutos secos, la mayoría de las víctimas padecían de asma y muchas veces tomaron los alimentos culpables fuera del hogar.

A pesar de las recomendaciones, apenas un diez por ciento llevaba consigo epinefrina inyectable y lo que es más sorprendente: la administración de epinefrina no siempre les salvó la vida. De hecho, más del diez por ciento falleció a pesar de recibir la inyección de este medicamento a tiempo.

¿Alergia alimentaria o intolerancia?

Otra cosa que muchos no saben: la mayoría de las reacciones a alimentos no son alergias, sino intolerancias, que son menos severas (excepto las causadas por sulfitos). Pueden estar provocadas por cualquier alimento, lo que hace difícil la identificación.

Los culpables más frecuentes son la lactosa (el azúcar de la leche), los sulfitos (conservantes de frutas secas, vinos, copos de patata), el glutamato monosódico (potenciador del sabor), el vino tinto (por los fenoles del hollejo, las mismas sustancias que protegen de la enfermedad cardiovascular), el chocolate y los colorantes (en especial la tartrazina o amarillo num. ).

Cómo eludir las alergias alimentarias

Como no hay tratamiento ni cura para las alergias, la única forma de evitarlas es prescindir del alimento sospechoso. Además:

  • Si nota que, tras tomar un alimento concreto, la boca y la garganta se le hinchan y le cuesta respirar, acuda inmediatamente a urgencias.
  • Si ha sufrido alergias graves con anterioridad, no olvide llevar siempre consigo epinefrina inyectable.
  • Si quiere proteger a todos los alérgicos, presione a las autoridades para que obliguen a la industria alimentaria a incluir la lista completa de ingredientes en sus productos. Saber dónde se ocultan nuestros enemigos puede salvarnos la vida.