Compartir

agresividad perros domesticosGeneralmente resulta difícil analizar el comportamiento de un perro doméstico que agrede, especialmente debido a las modificaciones adquiridas por su estrecho contacto con el hombre. En muchas ocasiones el perro adquiere características sobresalientes del carácter de su amo y es así que, si el comportamiento de él es agresivo el perro también lo será. Si al contrario, su amo es temeroso, esquivo, el perro también lo será, lo que equivale a que el perro se identifica plenamente con el carácter de su dueño debido a que están ligados por una dependencia recíproca que se mantiene en forma constante.

Las razones que desencadenan diversas conductas agresivas pueden obedecer al mantenimiento de jerarquías dominantes, defensa territorial entre machos, por alimentación, maternal, que son el resultado de comportamientos instintivos de la especie. Pero también están aquellas agresiones inducidas, por miedo, dolor, adquirida, desviada, como consecuente a castigos, alteraciones fisiopatológicas.

Estas actitudes agresivas en perros generalmente de carácter tranquilo y amable pueden ser tratadas contracondicionándolos frente al desencadenante de la agresión.

Un perro sometido a una gran presión emocional como resultado de un miedo intenso se desestabiliza mentalmente, haciéndose posible una fácil e inmediata transición de un estado emocional pasivo y tranquilo a uno de agresión. Este perro que no mordía ni agredía por sorpresa, en los momento de mayor excitación muerde compulsivamente aun a su dueño.

La agresión provocada por el miedo es una de las causas más frecuentes de conducta agresiva. Los perros, como las personas, pueden experimentar varias emociones simultáneas, o sea que parecen estar motivadas a realizar dos o más comportamientos a la vez. Pueden exhibir una mezcla de signos de miedo y agresividad o alternar rápidamente estos dos estados emocionales.