Compartir

aftersun imprescindibleLa utilización de un producto específico, un aftersun, para después del sol es imprescindible.

No sólo para calmar las posibles quemaduras (algo que no debería haber ocurrido si hemos sido cuidadosos) sino también para hidratar, reparar los daños causados por la exposición al sol, mantener el bronceado y prevenir el envejecimiento de la piel.

La gama de productos para después del sol es amplísima, y deberemos elegir el que más se adecue a nuestro fototipo y, por tanto, a la reacción de nuestra piel a los rayos solares.

Si tenemos un fototipo 1 necesitaremos un aftersun específico para pieles sensibles y con propiedades calmantes y antiinflamatorias. también hay productos para después del sol con agentes antialérgicos y que calman la irritación. En el terreno puramente cosmético, hay otros productos para después del sol con tonalidades doradas y que potencian ópticamente el bronceado conseguido durante el día.

Por mucho cuidado que pongamos, los niños suelen quemarse en las primeras exposiciones al sol. Es imprescindible que les apliquemos un buen producto para después del sol y, si se ha producido enrojecimiento de la piel, debemos evitar que los pequeños estén incómodos, algo que suele ocurrir sobre todo al acostarles, pues suelen quejarse del roce de las sábanas.

Un buen truco es espolvorear sus camitas con polvos de talco para que las sábanas queden más suaves y se neutralice la sensación de aspereza sobre la piel.

Más información.