Compartir

adiestramiento caninoTenemos dos opciones para enseñar, educar o adiestrar a nuestros perros: Lo hacemos nosotros o lo hace un profesional.

Cuando el perro va ser educado y entrenado por su dueño se requiere tiempo y la lectura de varios libros que aporten visiones distintas de lo que será la enseñanza, para adoptar la que se crea mejor va a funcionar de acuerdo al temperamento del perro.

Un perro normal, para que sea obediente, sólo necesita un poco de caricias y algún trocito de pienso como recompensa para aprender las órdenes básicas. Si se comienza cuando el perro es cachorro, generalmente aprenden muchas cosas simplemente con repetírselas y premiarle con caricias aunque no sean las órdenes standard.
La clave del adiestramiento canino es, sobre todo, la constancia, la paciencia y la firmeza, esto quiere decir NO PROHIBIRLE UNA COSA UNAS VECES Y OTRAS VECES CONSENTÍRSELO, porque los perros no entienden “ahora sí”, “ahora no”.

Pero si el perro no es joven, es testarudo, tiene algún problema concreto, o si no se dispone de tiempo para dedicarle, o si se cree que se está haciendo mal, entonces sí debe ser llevado a adiestrar por un profesional evitando así estropear el carácter del perro. Respecto a esto hay que reconocer que hay muy buenos educadores, pero los perros son muy listos, y enseguida saben a quien tienen que obedecer y quien les va a consentir que sólo hagan lo que más les gusta. De allí la tendencia a desobedecer al amo.

Lo mejor es una combinación de las dos cosas, o sea, ser educado por el dueño con la ayuda de un profesional. Lo usual es que el profesional enseñe primero al perro a solas, -aunque lo recomendable es que el dueño esté presente y tome parte activa en el adiestramiento haciendo la mayoría de las cosas- luego, cuando el perro ya obedezca, el entrenador enseñará al dueño para que pueda manejarlo. La idea es que al final el perro obedezca al guía, al que lo lleva y no que sólo obedezca al entrenador: Es al dueño a quien el perro debe obedecer, amar y respetar. Cabe señalar que estos servicios son caros, y no todo el mundo puede pagarlos.

El aprendizaje de un perro es cosa de dos, el perro debe responder a las órdenes de su dueño, por lo tanto el dueño debe aprender a darle esas órdenes.

Entrenando también al amo

Es mucho más difícil enseñar al propietario que al propio perro y a menudo sucede que los dueños que hacen el curso para adiestrar a sus perros, a pesar que se les recomienda que intenten ser metódicos y constantes en su educación, con el paso del tiempo se “relajan”, son muy blandos y consentidores y esto hace que el entrenamiento se pierda; y si pasado un año se les hiciera un examen de lo que deberían hacer diariamente para mantener el nivel de obediencia del perro, veríamos muchos “suspensos”.
El adiestramiento canino cosa de dos, el perro debe responder a las órdenes de su dueño, por lo tanto el dueño debe aprender a darle esas órdenes.