Compartir

adiccion medicamentos

En medicina y en psiquiatría existe un efecto llamado idiosincrasia: cada organismo reacciona de manera distinta. O sea, los valium que están hechos para calmar, pueden también intranquilizar. De ahí la recomendación de preguntar al doctor antes de consumir algún medicamento que pueda causar adicción y de no hacerle caso a la amiga.

La gente tiene que preguntar al médico por las reacciones adversas de fármacos controlados que pueden llegar a ser adictivos. Tampoco debe consumir medicamentos recomendados por la vecina, porque pueden producirle otro trastorno o provocarle una dependencia.

  • Cidrin: anfetamina que ya se prohibió para tratar casos de obesidad.
  • Fenproporex: sicoestimulante que disminuye el apetito, pero produce dependencia física concreta, después de tres a seis meses.
    Anfepramona: sicoestimulante, no tiende a producir tanta dependencia y quita el apetito. El problema es que tiene efectos sobre el sistema nervioso central y produce dependencia sicológica. Al tomarlo no sólo quita el apetito, sino que acelera, creyendo la persona estar de buen ánimo. Cuando se elimina, se produce un bajón. La dependencia se produce entre los seis meses y el año.
  • Flunitrazepam: se usa en tratamientos del sueño, pero también se consume muchas veces como droga, combinándola con cocaína. por eso su uso está muy restringido.
  • Demerol: es un opiáceo anestésico, aunque también funciona como droga. Se receta después de cirugías o para enfermedades que causan mucho dolor, como el cáncer terminal. Es un tipo de morfina muy adictiva.
  • Fluoxetina: antidepresivo que se ha usado en el tratamiento de la obesidad porque quita el apetito y, como efecto adverso, produce un poco de anorexia. Usarla sin tratamiento sicológico termina produciendo dependencia y no mejora a nadie de la depresión.
  • Benzodiacepinas: ataca cuadros ansiosos, pero son medicamentos adictivos después de un año. Hay pacientes que pueden tomarlas por personalidad ansiosa, pero deben consumir dosis bajas, no más de 0,50 a 0,75 milígramos al día. Hay otros que toman 3 milígramos diarios por períodos cortos, o una de 0,25 milígramos para dormir, y les hace bien. El problema está en el que encuentra que la de 0,25 no le hace nada y decide tomarse dos, y luego tres. Después no las pueden dejar.
  • Lorazepam: ansiolítico muy adictivo. Es recomendable recetarlo en casos de urgencia.