Compartir

adelgazar cancerAl menos uno de cada tres cánceres están relacionados con la alimentación. Además, los obesos son más propensos a contraer diversos tipos de cáncer. Pero, ¿podemos armarnos de nutrientes protectores y, a la vez, mantener el peso ideal?

La respuesta es sí. Y, además, lo tenemos muy fácil. Porque justamente los alimentos que ayudan a conservar la línea- frutas, verduras, legumbres, cereales, pescados- son los que encierran esas sustancias benéficas. Al revés, las sustancias “sospechosas” de producir cáncer (grasas animales, alcohol, alimentos procesados) son también las que más engordan.

Para empezar, los alimentos de origen vegetal contienen más de 100 vitaminas, minerales y fitoquímicos con poderes protectores. Ventaja añadida: los vegetales son los que menos calorías tienen en relación al volumen. También la actividad física previene el cáncer… y el exceso de peso. De hecho, las personas que caminan más de media hora al día ven aumentado su metabolismo y reducido su riesgo de contraer cánceres de colon, recto, endometrio, mama, riñón…

Puntos clave

  • Las verduras de la familia de la col (repollo, coles de Bruselas, brócoli) y del ajo (cebolla, puerro, cebollino) tienen un efecto especialmente anticancerígeno.
  • Las “frutas del bosque”, como moras, arándanos, grosellas, frambuesas…
  • El tomate frito, rico en licopeno (fitoquímico maravilloso que protege del deterioro celular).
  • El calcio y el selenio protegen del cáncer en general y del de colon en particular. El brócoli, el pescado y la soja son ricos en calcio.

‘Alimento Estrella’: Guindas

Ese podría ser el nuevo eslogan para los que quieren protegerse eficazmente del cáncer con una fruta deliciosa y de pocas calorías. “Las guindas (cerezas silvestres) contienen altas dosis de fitoquímicos, vitaminas y minerales anticancerígenos”, afirman en el Instituto para la investigación del Cáncer de los EE.UU.

Peso y tabaco

La primera razón por la que una mujer se resiste a dejar el tabaco es por miedo a engordar. Sin embargo, sólo un tercio de las que deciden dejar el cigarrillo aumentan de peso, otro tercio se quedan como estaban, y otro tercio… adelgazan.

Si sigues indecisa, recuerda que una fumadora habitual pierde una media de un día de vida por semana. Si, ni por esas consigues “desengancharte”, toma alimentos ricos en vitamina E (en aceite de girasol, espinacas). También, las fumadoras/es tienen carencia de vitamina C, y deberían tomar de 2 a 3 veces la dosis diaria recomendada.