actividad mentalNuestra mente se resiente del estrés, de la falta de tiempo y de descanso. Ejercitar a diario las capacidades ocultas del cerebro es vital.

Para ello, debemos adoptar algunos hábitos más saludables y dedicar un poco de esfuerzo a una serie de tareas diarias que nos ayudarán a mejorar la memoria y la atención, es decir, nuestra actividad mental.

Cuando nos encontramos en momentos en los que el estrés es excesivo, y empezamos a “fallar”: nervios constantes, olvido de tareas importantes, no recordar nombres de personas, tensión alta, etc.,  es el momento de tomar medidas. Estas pueden ser:

  • Establecer prioridades
  • Controlar el estrés
  • Mantener en forma la memoria
  • Hacer ejercicio a diario
  • Dormir lo suficiente
  • Realizar diferentes tareas mentales
  • Crear sistemas que faciliten el orden
  • Atender e interiorizar

Alimentos para mejorar nuestra actividad mental

Además sabemos que la alimentación es fundamental, y determinados alimentos pueden ofrecernos  algunos beneficios para mantener nuestra actividad mental:

Pescado. Es rico en vitaminas del grupo B, que previenen los cambios de humor, la ansiedad y el nerviosismo.

Productos ricos en potasio, un electrolito que conduce los impulsos nerviosos y ayuda a que los neurotransmisores del cerebro funcionen debidamente. Lo tienen en abundancia el pollo, los lácteos desnatados, los albaricoques, las naranjas, los plátanos, los cereales y las nueces.

Las alcachofas, las espinacas, el germen de trigo y los cacahuetes, por ejemplo, contienen mucho magnesio, un mineral esencial para defenderse del estrés.

El folato, que se puede encontrar en verduras de hoja verde y en el hígado, mejora la memoria y reduce el riesgo de Alzheimer.

Glucosa de asimilación lenta. Es el combustible preferido del cerebro y se obtiene de las frutas y los cereales integrales.

Gingko biloba. Puede mejorar la retentiva y la capacidad de atención.