Compartir

acné jovenes psicologíaCasi la mitad de los jóvenes españoles cancela una cita si le sale un grano o si empeora su acné. Esta enfermedad cutánea afecta al 75% de los adolescentes y provoca, en el 30% de los casos, cambios en la vida diaria. El acné no sólo puede afectar a los menores de 25 años; si no se trata adecuadamente puede durar hasta los 40 años y necesitar de tratamientos más agresivos o incluso reparadores.

El acné suele ser una característica habitual en la cara, el escote o la espalda de gran parte de los adolescentes de todo el mundo. En España, esta enfermedad la padece el 20% de los jóvenes entre 18 y 25 años.

La presencia de granos y espinillas es uno de los procesos que más perjudica la calidad de vida de los jóvenes, según un estudio epidemiológico sobre el acné, realizado en España a jóvenes de 18 a 25 años, afectando a su actividad diaria e incluso teniendo efectos psicológicos, en la mayoría de los casos leves, aunque en algunos de mayor importancia.

A los especialistas nos preocupa el sufrimiento psíquico que produce esta enfermedad. Un 47% de los afectados reconoce haber rechazado una cita con personas del otro sexo por lesiones acneicas muy visibles”, explicó la doctora Angela Paz, jefe de sección del Hospital 12 de Octubre de Madrid (España).

La duración normal del acné es de uno a tres años. No obstante, si no se sigue el tratamiento adecuado, puede prolongarse hasta los 40. De hecho, el 30% de los jóvenes que acude a la consulta del dermatólogo con acné tiene más de 25 años.

Los expertos destacan sobre todo la importancia de informar bien a los jóvenes y adolescentes a cerca del acné y sus cuidados. “Es un tema que debería formar parte de la educación sanitaria de los colegios, al igual que ya lo hace la sexualidad”, subrayó la doctora.

Para evitar un empeoramiento del acné, los dermatólogos recomiendan lavar la cara dos veces al día con productos adecuados, mantener una higiene corporal adecuada, evitar el uso de cosméticos con aceites o grasas y no tocar los granos.

Asimismo, recuerdan que es falso que algunos alimentos, como el chocolate, provoquen la aparición de granos y espinillas. De todos modos, es muy importante mantener una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras.