Compartir

1. Come en pequeñas cantidades

consejos mantener lineaEl secreto del control del apetito está en comer a horas regulares y siempre en dosis moderadas. Los expertos aconsejan hacer tres comidas importantes y dos tentempiés

Puedes recurrir a algunos trucos para limitar las cantidades:

  • El primer objetivo es dar tiempo a que el cerebro reciba la señal de saciedad (tarda unos 20 minutos), por eso no te lances enseguida sobre la comida. Sobre todo al principio, deja los cubiertos en el plato entre cada bocado. También puedes comer tiras de apio o de zanahoria antes de comer y masticarlas despacio.
  • En bodas y banquetes, no rechaces lo que te ofrezcan. Toma un poco de todo y come lentamente. Pronto te darás cuenta de que ocho bocados satisfacen tanto como 30. También puedes llenar algo el estómago antes de esas comidas, por ejemplo con un bol de cereales con yogur y fruta, o con una manzana.

2. Disminuye las calorías

Comenzar una comida con alimentos ricos en fibra (una ensalada, un plato de verduras cocidas, una sopa de verduras) te ayudará a llenarte y a comer menos después recuerda que la lentitud es sinónimo de éxito.

Una ensalada de lechuga, tomate y cebolla; un puré de puerros, patatas y zanahorias, o una minestrone no tienen más de 200 calorías y son reconfortantes.

3. Recuerda que el agua es tu aliada

Un vaso al levantarte, otro antes de cada comida y un par por la tarde y por la noche ayudan a controlar el apetito y evitan el estreñimiento.

4. Vigila los hidratos de carbono

Los propios expertos en nutrición han tenido que rendirse a la evidencia: las harinas blancas (pan, pasta, bollería, salsas con harina) y los dulces son los mayores enemigos de la línea.

Eso quiere decir que tienes que aprender a sustituir las patatas fritas por ensaladas, tomates al horno, pimientos asados o calabacines a la plancha.

Cambia el croissant por cereales integrales y compensa tu ansia por los dulces con ensaladas de frutas y compotas. No lo dudes, el cuerpo se acostumbrará al cambio.

5. Haz ejercicio

Si puedes, combina diferentes actividades físicas durante la semana o a lo largo del mes:

  • Caminar. Es bueno para el corazón, las arterias, el cerebro y el estado de ánimo, entre otras cosas.
  • Bailar. Modela el contorno del cuerpo y alarga los músculos.
  • Hacer pesas. Aumenta la masa muscular y, en consecuencia, incrementa el metabolismo basal.