consejos de alimentacion sana

1. Empieza tu día con un buen desayuno.

El desayuno te da energía después de haber pasado una larga noche sin comer. Además, te puede ayudar a que te vaya mejor en tus actividades. Los desayunos fáciles de preparar incluyen cereal frío con fruta y leche baja en grasa, pan tostado de trigo integral con quesos magros, yoghurt con fruta, waffles de grano entero

2. Manténte en Movimiento!

Es fácil introducir algunas actividades físicas en tu rutina diaria. Camina o ve en bicicleta a tu trabajo. Sube las escaleras en lugar de tomar el ascensor. Trata de hacer este tipo de cosas durante un total de 30 minutos al día.

3. No te saltees comidas

Tu cuerpo necesita combustible, no lo prives de él por períodos prolongados, lo único que lograrás es aumentar tu apetito y comer más cantidad. No dejés pasar más de 3 horas entre cada ingesta, intercalando comidas completas con colaciones.

4. Colaciones Inteligentes

Picar entre comidas es una manera excelente de evitar tener hambre. Elige aperitivos de los distintos grupos de alimentos: un vaso de leche baja en grasa, una barra de cereales, una fruta, unas varitas de apio, un puñadito de frutas secas, o algún cereal en seco.

5. Equilibra tu selección de alimentos, no comas demasiado de una sola cosa

No tienes que renunciar a las hamburguesas, las papas fritas o el helado para tener una alimentación sana. Sólo tienes que saber con cuánta frecuencia y qué cantidad consumes de ellos. Tu cuerpo necesita nutrientes tales como proteínas, carbohidratos, grasas y muchas vitaminas y minerales: vitaminas C y A, hierro y calcio que encontrarás en un gran número de alimentos. Si balanceas tu selección, utilizando la Pirámide Guía de Alimentos y revisas el panel de nutrición en las etiquetas de los productos, te ayudará a obtener todos los nutrientes necesarios.

6. Toma mucho líquido

Lo ideal es consumir 2 litros de agua por día, es decir 8 vasos grandes. Si te cuesta hacerlo, empieza aumentando de a poco, pronto te acostumbrarás y no podrás vivir sin ella!

7. Come más hidratos de carbono complejos

Los alimentos que contienen carbohidratos te proporcionan energía, además de vitaminas, minerales y fibra. ¡Y son deliciosos! Prueba panes de trigo entero y barras de cereales. Los fideos y la avena también se encuentran dentro del grupo de los granos. En una dieta rica en fibra y equilibrada el 50% de las calorías deben provenir de este tipo de alimentos.

8. Come gran cantidad de frutas y verduras

La mayor parte de las vitaminas y minerales que necesitamos los obtenemos de las frutas y vegetales, por eso no lo pienses dos veces y cuando tengas hambre, cómete una fruta.

9. No abuses de la sal

La sal, como todo es buena en cantidades razonables, pero no hay que abusar de ella.

Incorpora a tu alimentación distintas hierbas y especias que varían el sabor de las comidas y te ayudaran a prescindir de tanta sal.

10. Los alimentos no buenos o malos

No hay alimentos buenos o malos, sino dietas buenas o malas! Un estilo de alimentación sano es como un rompecabezas integrado por muchas piezas. Cada pieza, es decir, cada alimento es diferente. Algunos contienen más grasa, azúcar o sal, mientras que otros son más ricos en vitaminas o fibra. Hay cabida para todos ellos. Es muy importante que sepas balancear tus opciones.